Folk, rock, aire americano... "1889" esconde eso y mucho más en ocho canciones. Hoy JuanF nos presenta el último trabajo del músico madrileño Luis Yepes.

¿A qué esperáis para descubrirlo?

 

 

Estamos ante un disco de otra época. Desde Madrid se respira un folk de olor a antiguo, de sonido de pequeños bares de las afueras, de rincones nocturnos y autopista. Porque el proyecto de Luis Yepes no es de grandes escenarios, sino algo más intimista. Ambientación norteamericana plasmada en ocho cortes sin sobresaltos, pero con sorpresas. “1889” es un disco elitista, apto para nómadas amantes de la música improvisada. Cuántas veces he soñado ir a un garito y encontrarme, de casualidad y sin previo aviso, con un concierto del tipo de música que realiza el madrileño.

Esa es la sensación que transmite el tema “Iguales”, pero para llegar ahí, primero hay que remontarse al principio y desengranar uno por uno cada tema del disco. Porque antes de llegar a él aparece un “Luna En Llamas” de compases y melodías americanas que se tornan poderosas con el paso del tiempo. Buen comienzo de álbum para presentar esa dualidad que oculta en sí Luis Yepes.

Solo entonces se entiende lo comentado previamente de “Iguales”, una composición de mala carretera, como diría Amy Bendix, de las que ya no se ven en los garitos de vieja escuela. Armónicas empoderadas, ritmo sureño y sentimiento. Es la mejor obra del disco porque refleja claramente una forma intrínseca de vivir la música. Forma que cambia de postura con la siguiente “Gustos Raros, Vicios Caros”, donde cobra relevancia el pop-rock madrileño ochentero.

El ecuador se acerca con “Cuatro Palabras”, que comienza con una profundidad que recuerda al salvaje oeste, para luego ceder el testigo a todo lo contrario: la frescura de un sonido surfero con segundas voces situacionales de las que estuvieron de moda antaño. Pero recordemos que “1889” se desvincula de cualquier tipo de moda, tanto es así que el casi extinto blues se da cita con “Georgia-Colorado”, lento con repunte sureño y final que descuadra por su efusividad.

La recta final sorprende con una balada llamada “Maryam”, junto con un aporte vocal femenino. He de decir que flojea, no puedo compararlo con el resto de la obra, aunque no es una composición mala en absoluto. Gana con las escuchas, pero baja un listón que estaba en una posición bastante elevada instantes previos.

Y de este pequeño bache nos topamos con una pieza de más de 7 minutos llamada “Eduardo Mató A Diana”. Algunos compañeros de profesión han comparado, en este tema en concreto, a Luis Yepes con el venerado Joaquín Sabina y no puedo estar más de acuerdo. Es la esencia del maestro dentro de una arriesgada propuesta sentimentalista y con presencia de palmeos flancos. Una agraciada canción que allana el camino hacia la definitiva “La Noche Más Amarga”, donde Yepes se disfraza de cantautor par desnudarse frente a su audiencia.

Es un disco que se tiene que disfrutar tranquilamente, sin sobresaltos. Siéntate y disfruta del poder de la música. “1889” te transporta a otra época.

 

Tracklist:

1.Luna En Llamas
2. Iguales
3. Gustos Raros, Vicios Caros
4. Cuatro Palabras
5. Georgia-Colorado
6. Maryam
7. Eduardo Mató A Diana
8. La Noche Más Amarga

 

Nota: 6.8/10

Review realizada por Juan Fernández